Jorge Ribalta, “Una luz dura, sin compasión.

Dejar comentario

*